¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto
Uso de cookies
Política de cookies
 
Los portales de BACKSRONDO MEDIA, al igual que la mayoría de portales en Internet, usa cookies para mejorar la experiencia del usuario. A continuación encontrará información sobre qué son las cookies, qué tipo de cookies utiliza este portal, cómo puede desactivar las cookies en su navegador y cómo desactivar específicamente la instalación de cookies de terceros. Si no encuentra la información específica que usted está buscando, por favor diríjase a info@backstagemagazine.es
¿Qué son las cookies?
Las cookies son pequeños archivos que algunas plataformas, como las páginas web, pueden instalar en su ordenador, smartphone, tableta o televisión conectada. Sus funciones pueden ser muy variadas: almacenar sus preferencias de navegación, recopilar información estadística, permitir ciertas funcionalidades técnicas, etcétera. En ocasiones, las cookies se utilizan para almacenar información básica sobre los hábitos de navegación del usuario o de su equipo, hasta el punto, según los casos, de poder reconocerlo.
¿Por qué son importantes?
Las cookies son útiles por varios motivos. Desde un punto de vista técnico, permiten que las páginas web funcionen de forma más ágil y adaptada a sus preferencias, como por ejemplo almacenar su idioma o la moneda de su país. Además, ayudan a los responsables de los sitios web a mejorar los servicios que ofrecen, gracias a la información estadística que recogen a través de ellas. Finalmente, sirven para hacer más eficiente la publicidad que le mostramos, gracias a la cual le podemos ofrecer servicios de forma gratuita.
¿Cómo utilizamos las cookies?
Navegar por este portal supone que se puedan instalar los siguientes tipos de cookies:
  • Cookies de mejora del rendimiento: este tipo de cookies conserva sus preferencias para ciertas herramientas o servicios para que no tenga que reconfigurarlos cada vez que visita nuestro portal y, en algunos casos, pueden ser aportadas por terceros. Algunos ejemplos son: volumen de los reproductores audiovisuales, preferencias de ordenación de artículos o velocidades de reproducción de vídeo compatibles. En el caso de comercio electrónico, permiten mantener información sobre su cesta de la compra.
  • Cookies de análisis estadístico: son aquellas que, bien tratadas por nosotros o por terceros, permiten cuantificar el número de visitantes y analizar estadísticamente la utilización que hacen los usuarios de nuestros servicios. Gracias a ello podemos estudiar la navegación por nuestra página web, y mejorar así la oferta de productos o servicios que ofrecemos.
  • Cookies de geolocalización: estas cookies son usadas por programas que intentan localizar geográficamente la situación del ordenador, smartphone, tableta o televisión conectada, para de manera totalmente anónima ofrecerle contenidos y servicios más adecuados.
  • Cookies de registro: cuando usted se registra en nuestro portal, se generan cookies que le identifican como usuario registrado e indican cuándo usted se ha identificado en el portal. Estas cookies son utilizadas para identificar su cuenta de usuario y sus servicios asociados. Estas cookies se mantienen mientras usted no abandone la cuenta, cierre el navegador o apague el dispositivo. Estas cookies pueden ser utilizadas en combinación con datos analíticos para identificar de manera individual sus preferencias en nuestro portal.
  • Cookies publicitarias: son aquéllas que, bien tratadas por nosotros o por terceros, permiten gestionar eficazmente los espacios publicitarios de nuestro sitio web, adecuando el contenido del anuncio al contenido del servicio solicitado o al uso que realice de nuestra página web. Gracias a ella podemos conocer sus hábitos de navegación en internet y mostrarle publicidad relacionada con su perfil de navegación.
  • Otras cookies de terceros: en algunas de nuestras páginas se pueden instalar cookies de terceros que permitan gestionar y mejorar los servicios que éstos ofrecen. Un ejemplo de este uso son los enlaces a las redes sociales que permiten compartir nuestros contenidos.
 
¿Cómo puedo configurar mis preferencias?
Puede permitir, bloquear o eliminar las cookies instaladas en su equipo mediante la configuración de las opciones de su navegador de internet. En el caso en que las bloquee, es posible que ciertos servicios que necesitan su uso no estén disponibles para usted. A continuación le ofrecemos enlaces en los que encontrará información sobre cómo puede activar sus preferencias en los principales navegadores:
Finalmente, puede usted dirigirse al portal Your Online Choices dónde además de encontrar información útil, podrá configurar, proveedor por proveedor, sus preferencias sobre las cookies publicitarias de terceros. Si desea contactar con nosotros respecto nuestra política de cookies, puede hacerlo en info@backstagemagazine.es
   
 

 
 
 
 
¿INVITA EL ARTE A LA LÓGICA? ¿ACASO LO HACEN AQUELLAS CIUDADES QUE, UNA VEZ CADA CINCO AÑOS, HOMENAJEAN AL MÁS ATREVIDO ARTE VANGUARDISTA? DESDE LUEGO NO ES ASÍ COMO PIENSA ENRIQUE VILA-MATAS. EL MULTIPREMIADO ESCRITOR BARCELONÉS, AUTOR DE MÁS DE UNA TREINTENA DE OBRAS ENTRE NOVELAS, ENSAYOS Y OTROS TIPOS DE NARRATIVAS Y MISCELÁNEAS, NOS RECIBIÓ EN UNA RECEPCIÓN TAMBIÉN UN TANTO ILÓGICA DE UN HOTEL EN SEVILLA. ¿POR QUÉ ESCRIBE? QUIZÁS NUNCA DEJE DE PREGUNTÁRSELO...
 
 
Vicky César
 

 
 
 
 
 
  
 
 
"La pregunta por qué escribo me la haré toda la vida" decía Enrique Vila-Matas sólo un rato antes de presentar su libro Kassel no invita a la lógica en Sevilla. "No tiene una respuesta sencilla o directa, quizá escribo para saber por qué escribo". En 2012 se llevó a cabo en la ciudad alemana de Kassel la feria Documenta 13, que tiene lugar cada cinco años durante cien días y que es una de las exposiciones de arte vanguardistas más importantes del mundo. En la última edición, el escritor catalán Enrique Vila-Matas fue uno de los invitados. Durante días se sentó en un restaurante chino a las afueras del parque Karlsaue y escribió a la vista de todo aquel que pasara. "¿Para quién escribo?", comentaba durante la entrevista. "En primer lugar, para mí mismo, para saber cuál es la historia secreta que está detrás de aquello que intento escribir; y, en segundo lugar, para aquellas personas que les interese leerlo y que conecten con ello. Pero no tengo un lector en mente. Ya he intentado en ocasiones escribir para personas muy concretas y al final la experiencia ha resultado pésima, porque acabo olvidándome y escribiendo, como es lógico, para mí. Llegué una vez a escribir directamente para mi editor, y eso fue también un absurdo, porque al cabo de cinco líneas ya escribía lo que yo quería escribir, que es bien diferente", explica.
 

De su experiencia en esta última Documenta, el escritor sacó la inspiración para la creación de su nueva obra: "La historia de mi viaje a Kassel es la historia de una gran aventura. Una gran aventura, aunque sea únicamente (que ya es mucho) intelectual. Es un libro que a mí me interesa especialmente, me he sentido muy bien escribiéndolo y explica mi indagación sobre el sentido del arte". Kassel no invita a la lógica, una obra que ha sido definida como ensayo novelado, reportaje novelado, novela ensayística o novela a secas, es, en palabras de su autor, "inclasificable", pero, por otro lado, muy fácil de clasificar dentro del género de viajes ("todo el mundo entiende a qué genero pertenecen esos libros"). De viajes, quizás porque, como se lee en la sinopsis de la obra, "en Kassel, el escritor comprueba sorprendido que su estado de ánimo no decae al atardecer y que, en cambio, el optimismo lo invade mientras pasea impulsado por una energía inagotable que late en el corazón de la feria. Es la respuesta espontánea e imaginativa del arte que se levanta contra el pesimismo".
  
Vila-Matas es uno de los escritores con más bagaje en España. Reconocimientos como el Premio Rómulo Gallegos, el Premio Médicis o el Premio FIL de Literatura en Lenguas Romances alaban su dilatada trayectoria. Su extensa obra, que se inició en 1973 con Mujer en el espejo contemplando el paisaje, y que contiene títulos como Hijos sin hijos (1993)Bartleby y compañía (2001) o París no se acaba nunca (2003), es, según él, un todo. "Ya hace tantos años que escribo que creo que los diferentes libros están conectados entre ellos. En parte, esto me recuerda aquello que le pasó a Simenon cuando le dijeron que después de doscientas novelas debería escribir una gran novela sobre París. Y él dijo que la gran novela sobre París la estaba escribiendo desde siempre, que consistía en esas doscientas novelitas que había ido publicando y en las que estaba todo resumido", cuenta.
 
  
 
 
 
 
  
 
 
 
El escritor, siempre vinculado con continuidad al mundo del periodismo desde que empezase a estudiar la carrera con dieciocho años, a través de sus trabajos como crítico de cine, de literatura, entrevistador o columnista, sostiene y defiende con firmeza que la literatura está en la posición en la que se ha encontrado siempre: relegada a un ámbito minoritario. "La literatura forma parte de algo casi cercano a la catacumbas. Salvo en un periodo del siglo XIX en el que la novela fue popular, en la época de Dickens, Balzac y otros, la literatura siempre ha sido una actividad prácticamente marginal. El hecho de que llegue a más gente es una posibilidad, pero se corre el riesgo de que se vulgarice; siempre ha sido así. Ya en el Madrid de Lope y Calderón existía esta polémica sobre si llegar a mucho público o a poco. Uno tiene que tener el público que quiera tener. Es imposible que lo que escribas le guste a todo el mundo. En nuestra vida privada sólo gustamos a algunas personas en concreto. No podemos aspirar a más. Y está bien que sea así".
 
No obstante, a pesar de esta visión reduccionista de la literatura y aunque pudiera parecer quizás contradictorio, Vila-Matas mantiene una postura que muchos podrían ver como utópica, pero en la que anida la razón de ser de Kassel no invita a la lógica, en primer lugar, pero también del arte y de su sentido. "Reivindico que el arte se sitúe en el centro de nuestras vidas, y es una propuesta que parece un poco extraña actualmente, dada la situación en la que estamos de degradación, pero que ojalá prospere, aunque sea mínimamente. El arte y la vida fundidos como con los primeros románticos, que el arte sea el centro y que los políticos trabajen de una forma discreta, eficaz y gris para que nosotros tengamos ciudades de cultura, ciudades de riqueza espiritual y ciudades humanistas, no como ahora".
 
 
  
 
 

  
 
 


 
 
 
 
 
UN JOVEN, QUIZÁ IMPOSTANDO A MR. MCGUFFIN, TRAS INVITARME A TOMAR UN MAGNÍFICO CAFÉ, CUYA DEGUSTACIÓN SE PROLONGA MÁS TIEMPO DEL HABITUAL, ME PIDE QUE ESCRIBA SOBRE ENRIQUE VILA-MATAS Y EL ARTE CONTEMPORÁNEO; EN CONCRETO, EN TORNO AL POLIÉDRICO 'KASSEL NO INVITA A LA LÓGICA', BRILLANTE RECREACIÓN DEL MUNDO POSTMODERNO Y PIEZA MAESTRA DEL UNIVERSO EXPERIMENTAL DE SU AUTOR. SE ENTENDERÁ QUE NO DUDARA EN EXCESO EN ACEPTAR EL RETO, Y NO TAN SOLO POR CORRESPONDER AL HALAGO QUE LLEVA IMPLÍCITA LA PROPUESTA, SINO TAMBIÉN, Y SOBRE TODO, POR TRATAR DE RESARCIR CON ESTAS INEVITABLEMENTE APOLOGÉTICAS LÍNEAS EL IMPAGABLE DISFRUTE QUE VILA-MATAS, MÁS QUE CUALQUIER OTRO ESCRITOR COETÁNEO, ME HA REGALADO CON LA APASIONANTE LECTURA DE SUS OBRAS
 
 
Carmen Anula Castells
 

  
 
 
 
 
 
El primer indicio de este proyecto literario de Enrique Vila-Matas es su encuentro con la ciudad alemana de Kassel, a la que acude invitado a participar en la última edición de Documenta (2013, 'Colapso y recuperación'), el exuberante encuentro quinquenal del arte contemporáneo que allí se celebra desde 1955. Una imagina este encuentro como una cita a ciegas en el jardín de los senderos que se bifurcan, en el sentido de que Documenta constituye un auténtico potlatch para el hombre postmoderno, que proclama la desmesura en las formas, el derroche en los argumentos y la ubicuidad de la performance, como el rayo que no cesa. Mas es claro como la luz del día que detrás de la aparente universalidad de este parque temático de las ideas sublimes, de este espacio multifacético de la expresión artística en todos sus lenguajes, subyace una realidad material que no es capaz de expresarse por sí misma, pero impregna todos los contenidos; y es que el arte contemporáneo es también, y probablemente tan sólo, un arsenal de mercancías.
 
Kassel, una de las ciudades motor-máquina de la industrialización alemana, fue centro neurálgico de la producción de locomotoras y punto nodal de la red ferroviaria del moderno imperio europeo. Ciudad moderna por antonomasia, fue testigo de los primeros ensayos de la bomba a presión de vapor con pistones en 1588, y de la fabricación del primer motor diesel en 1897. El propio Goethe quedó deslumbrado por las luminarias y alumbrados que desde finales del siglo XVIII resplandecían en la ciudad, que se convierte en uno de los grandes focos culturales de Europa, como demuestra la inauguración en 1779 del prodigioso Fridericianum, primer museo europeo de acceso público y actual sede de Documenta, y la proliferación de grandes equipamientos culturales.
 
Como es bien conocido, la década de los cincuenta del pasado siglo fue harto complicada en todo el mundo, especialmente en Europa, y particularmente en Alemania, tras la destrucción por 'los hunos y los otros' de la proclamada superioridad cultural del mundo germano. Las grandes guerras de la primera mitad del siglo XX no sólo destruyeron redes de comunicación, equipamientos, fábricas, obras arquitectónicas e incluso ciudades enteras, con el exterminio subsecuente de millones de personas, entre ellas millones de judíos. La vocación de la ciudad de Kassel como lugar de confluencia del arte moderno y de sus vanguardias tiene su punto de inflexión en la primera mitad del siglo XX, con la ascensión del nazismo en Alemania, que transforma la industria cultural de la ciudad en una industria de guerra y genocidio: las locomotoras se convierten en tanques, y la red ferroviaria se ocupa de llevar grandes masas de judíos, razas impuras  y artistas degenerados a sus respectivos campos de exterminio.
 
¿Por qué se asentó Documenta, la exposición de exposiciones artísticas, en Kassel? Tengo para mí que tiene que ver con el binomio culpa-mercado: expiación y renovación del antiguo esplendor de la ciudad, hoy resuelto. Porque Kassel es, precisamente, un escenario en que se condensan a escala microscópica todos estos procesos, esta ciudad es también exponente vivo de la otra destrucción: la destrucción simbólica de la modernidad  misma; de sus valores más profundos, en que cabía la esperanza de un mundo mejor a través del esfuerzo del hombre hecho a sí mismo y la sublimación del trabajo humano a través de su plasmación en obra de arte; la destrucción, en suma, de lo que dio en llamarse  arte deshonesto.
 
 
 
  
 
 
 
 
Mientras el arte moderno decae, en América se despliega la nueva cultura del narcisismo y el consumo conspicuo. Bendecida por su condición de invicta y portadora de la salvación en la grandes guerras, América se autoproclama, satisfecha y orgullosa, vigilante de la libertad y tenedora del poder omnisciente del mercado, al que han de supeditarse todas las formas de creación humana, incluido  el arte. Surge así el esplendor cromático y matérico del expresionismo abstracto, que cabalga de consuno con el Pop-Art. Pensamiento, creación y obra integrados en un gran poliedro: el mercado y sus hombres libres. El resultado indiscutible es la construcción de un nuevo hombre disociado e impostor, que no sabe quién es ni dónde habita: es el hombre postmoderno, cuya vida y obra constituyen un constante simulacro. En Europa, asolada tras la Segunda Guerra Mundial, el pensamiento, el ánimo y el arte dominantes eran el existencialismo, el nihilismo y el escepticismo: sobrevivir pese a todo y pese a todos. En el arte aparece el informalismo y el collage: pastiches en búsqueda de la expiación.
 
De los tiempos modernos pasamos a los tiempos postmodernos, que cimentan la vida entera sobre tres grandes pilares: (I) el mercado como forma indiscutible de las relaciones interpersonales; (II)  la mercantilización de todo ser, orgánico o inorgánico, y de todas las ideas, decires y haceres humanos; y por último, que nunca en último lugar, (III)  la propagación del hombre libre expandido y enjaulado en su prejuicio de libertad. La colonización de toda manifestación cultural por el mercado destruye la diferenciación entre sujeto y objeto, y convierte en valores indistintos los discursos, las ideologías, y otras facetas de la vida intelectual… entre otras fatalidades. La mercantilización incesante de la vida cultural trae consigo la obscena confusión entre realidad virtual y realidad material, entre consumo y deseo; como consecuencia, las instituciones se desprenden de su historicidad y con ellas el sujeto se pierde en su insoportable levedad. Como en el tango famoso todo es igual, nada es mejor; el único referente válido es sencillamente el precio: ya no existe otra prioridad en la valoración de las cosas. No es casualidad que el lema de la última edición Documenta, 'Colapso y recuperación', en clara referencia a la situación actual del arte contemporáneo, sea un descriptor preciso de los vaivenes del mercado. Pero más allá de la senda tortuosa que impone esta forma caótica de medir el valor de las creaciones artísticas, con sus colapsos y recuperaciones, lo que está fuera de toda duda es que el valor del arte contemporáneo es, sobre todo, valor financiero o bursátil.
 
Un escritor con la trayectoria de Enrique Vila-Matas debía necesariamente ser invitado a Documenta, y la aceptación de la invitación era también inevitable, por más que el encargo le fuese hostil. Vila Matas acude a Kassel quizá porque no puede hacer otra cosa que experimentar la propuesta, y vivir en una performance una particular aventura. Si, como dice Braudillard, todo espacio social es siempre un simulacro, Documenta es probablemente, por su magnitud y resonancia, el simulacro ejemplar, en el que Vila-Matas tiene que realizar una extraña exhibición de su proceso creativo en un restaurante chino (Dschingis Khan), lo que constituye una oferta irrechazable para alguien que ha penetrado de manera tan incisiva en la disociación e impostura del sujeto postmoderno. Tengo para mí que aunque Vila-Matas no hubiera ido a Kassel, bien podría haber escrito igualmente su Kassel no invita a la lógica. 
 
 
  
 
 
 
 
 
La obra de Vila-Matas trata de sujetos disociados y situaciones de una absurda ambigüedad. Su objeto literario es la propia literatura, que delimita la vida de sus personajes como la expresión pictórica queda acotada por la substancia misma de la pintura: lo cromático y lo matérico. Estos personajes remiten siempre, de una u otra forma, al sujeto postmoderno: el individuo disociado, impostor, delirante, huidizo, calculador de afectos, calibrador de su propia importancia, que habita en escenarios literarios como un fantasma habita dentro de una realidad auténtica que le es completamente ajena. Cada una de sus obras está imbuida de ese malestar que genera la cultura postmoderna: qué soy o qué no soy, qué quiero o qué no quiero, qué tengo o qué no tengo... Es la fantasía de la huída lenitiva, el apremio por ser otro, la mentira permanente a una misma, los compartimentos  yoicos que habitan en todos nosotros, la perenne ciclo-manía de estados intrapsíquicos que se suceden turbulentamente en todo sujeto coetáneo, del frenesí de la euforia a la angustia; la creciente ansiedad y la derrota emocional con el transcurso de los años y, por fin, el eterno retorno a ninguna parte, otra vuelta de tuerca.
 
Todos estos fenómenos atraviesan a cada uno de los sujetos de estos tiempos y de estos espacios; nos reconocemos en ellos tan precisamente como reconocemos el perímetro del barrio en el que vivimos. Valgan como botón de muestra los títulos de algunos de sus relatos cortos, que son metáforas de los síntomas inequívocos de este entorno desquiciado que es el mundo que habitamos: Hijos sin hijosSuicidios ejemplaresUna casa para siempreRecuerdos inventados… En todos sus formatos, ya sea ensayo, novela o relato corto, la obra de Vila-Matas nos ofrece un magnífico itinerario de autores literarios de extraordinario interés, al tiempo que nos transporta en sus huídas a continentes lejanos, islas, países, ciudades, calles, hoteles, miradores y muchos otros escenarios mundanos, en que habitan sus personajes con plena conciencia de ser objetos de exposición, bien a la vista de nuestra presencia voyeur. En los últimos años, los mismos que llevo leyendo a Vila-Matas, mi biblioteca ha crecido esencialmente gracias a las referencias literarias de su obra. 
 
Los haceres y decires de Vila-Matas no son meros fragmentos del discurso único hoy dominante, sino que van más allá (no creo que a su pesar, o quizá si), porque delimitan los contextos y contornos de la vida cotidiana que nos ha tocado vivir, porque penetran incisivamente en el mundo real de fantasía que habitamos, y porque identifican los síntomas del hombre contemporáneo con tal grado de excelencia que consiguen persuadir al lector de lo desastrosas que son en realidad sus propias condiciones de vida. Sin pretensión alguna de denuncia, como Kafka en su proceso, su obra constituye una crítica implícita pero feroz por acumulación de sinsentidos, esta falta de lógica a que nos invita Kassel resulta tan convincente que, a mi leal entender, sitúa a Vila-Matas en abanderado vanguardista que se eleva  por encima de su propio objeto literario. En mi modesta posición de lectora, Don Enrique, tenga usted por entregado mi espíritu para que me conquiste, para que me subyugue, para que me seduzca. Grande, enorme: quien lo leyó lo sabe.
 
 
 
 
 
 

 

 
 
 
Contacto
 
Plaza de Pilatos 5, 2º Izquierda (Sevilla, España)
Tel: (+ 34) 635 06 70 09
 
 
SOBRE BKS  /  DESIGNED BY BKS MEDIA S.L